Jazz's Things

martes, marzo 11, 2003

No hombre no, ya está bien.

Me puede parecer incluso lógico que, en un momento dado, los amigos del poder mientan, omitan verdades, distorsionen los hechos y se bajen los pantalones bailando la
Macarena para conservar su situación privilegiada.
A esos mendas ya los tenemos calados y, a estas alturas, no nos pueden sorprender ya.

Pero que metan a Dios por medio ya me los toca con las dos manos, con guantes de esparto además.

Porque ahora resulta que son los fundamentalistas cristianos, la derecha conservadora cristiana yanki, la que está llamando a la guerra santa a su pueblo.
Con dos cojones y una cruz.

Hasta ahí podíamos llegar, Federico.

Lo de proclamarse "La patria de Dios" pues bueno, aún tiene un pase.
Lo de poner en las monedas "en Dios confiamos" pues vale, también. Total, la gente está en su derecho de creer y a mí me parece bien, aunque la religión organizada no sea
santo de mi devoción.

Pero que se utilicen citas bíblicas para justificar mamoneos petrolíferos, invasiones por la jeta e "intervenciones humanitarias" donde muere hasta el apuntador ya me
parece mearse fuera del tiesto con un chorro demasiado abundante como para ignorarlo.

Porque no me negarán que la frase no tiene su cosa:

" Hacer una guerra justa es un acto de amor cristiano al prójimo. Hay que castigar el mal y premiar el bien. Ha llegado la hora de la violencia. "

Chúpate esa.
El Papa todavía tiene que estar echando espuma por la boca.
No sé a ustedes amigos, pero a uno se le queda cara de imbécil cuando oye cosas así.

Ahora resultará que lo de Vietnam, que llamaron "misión de paz" estuvo bien y fue un acto de amor cristiano; y la masacre que se les lió cuando trataron de parar al pollo
que ellos mismos habían creado en Panamá también fue una "Causa Justa", como tuvieron los huevos de llamar a la operación de marras; la invasión de la Isla de Granada
seguro que también se hizo cantando gloria, gloria, aleluya, tralarí tralarí.

Vamos, que el apoyo de los USA al totalitarismo derechista y a los escuadrones de la muerte en Chile, El Salvador y Guatemala también les parece la hostia de cristiano.
Hay que joderse.

Que no vengan ahora con que Saddam es Satanás y hay que pararlo, porque eso ya nos lo sabemos.
Sí, el tipo es la leche con patatas, pero resulta que sus mayores atrocidades, los verdaderos genocidios, como Dios manda, los cometió cuando era un tío bien mirado por
los yankis, cuando le daban palmaditas en el hombro " qué bien lo estás haciendo en Irán, guapetón." así que a cerrar el pico tocan, pandilla.

Me parece perfecto que Bush hijo haya sido un fracasado toda su vida, un borracho y todo lo demás.
Me parece perfecto, también, que cuando trató de meterse en negocios petrolíferos se le fuera todo al traste; mala suerte campeón.

Pero que nos venga con la milonga de he encontrado a Dios, que se produzca el "milagro" de su elección como presidente y que ahora, con dos cojones, se ponga a justificar
sus ganas de controlar el petróleo árabe para, de paso, tener a Europa cogida por los mismísimos, con pretextos cristianos de liberación y paz ya me parece ridículo.

Los creyentes están para eso, para creer. No para montar guerras en el nombre de un Dios que, en este caso, les viene grande.

Que la religión se degrade a una forma de política siempre me ha parecido bastante triste, quizá es por eso que mis asuntos con Dios los trato con él directamente.
Pero es que esto ya roza el colmo de la sinvergüenza y la cara dura.

Señores, "La patria de Dios" lleva un siglo dando por el saco.

Una cosa es que se autoproclamen defensores de la libertad y todo ese rollo, en el nombre del Señor, y otra bien diferente es que les creamos.
Durante demasiado tiempo en la historia se han consentido injusticias y masacres cometidas por los Estados Unidos en el nombre de una supuesta paz que, al final, sólo ha
sido próspera para sus intereses políticos y económicos.

Mezclar diferentes pretextos, cada cual más flojo que el anterior, no debería servirles de nada.
Primero la amenaza de las armas, cuando resulta que el más armado y el único que ha demostrado su poder nuclear eres tú, cariño, dos veces y contra objetivos civiles.
Después que es un dictador, sí, lo es. Y tú también; que pregunten en esas islitas del Pacífico donde la gente se dejó la sangre para terminar cayendo a tus pies; que
pregunten en Centroamérica y en Latinoamérica, donde has derrocado cualquier intento serio de democracia y has instaurado dictaduras asesinas.
Ahora vienes con la religión, promoviendo el fanatismo entre los creyentes más radicales, esos que te pusieron en el poder con su voto y con más cosas.
Mezclando fe con asuntos sucios.

Tendría cojones que ahora que la Iglesia lleva su buen tiempecito sin quemar a nadie ni proclamar guerras santas llegárais vosotros, yankis, a joder la marrana con vuestra
demagogia de mercadillo y vuestro imperialismo disfrazado de bondad religiosa.
Por la paz en el mundo dicen, los pollos.

Si de verdad quieren la paz en el mundo lo tienen fácil:

Sólo tienen que quedarse en casa y dejarnos al resto, de una puta vez, tranquilos.

Music: One - U2