Jazz's Things

jueves, marzo 27, 2003

Metidos como estamos en plena escaramuza, se me ocurre transcribir aquí, para el lugareño habitual, unas cuantas entradas de mi diccionario favorito.
He copiado algunas de las que más me gustan, y he puesto en mayúsculas las entradas que considero interesantes debido al momento actual.

Quizá sean de utilidad para aclarar un par de conceptos:


Aborigenes: Personas de poca valía cuya presencia destruye la tierra de continentes recientemente descubiertos, si bien pronto dejan de destruirla para pasar a fertilizarla.

Abogado: Alguien especializado en zafarse de la ley.

Absurdo: Afirmación o creencia claramente encontrada con la opinión de uno mismo.

Accidente: Evento inevitable que tiene lugar por la acción de leyes naturales inmutables.

Admiración: Nuestro afable reconocimiento del parecido que otros muestran con nosotros mismos.

ALIANZA: En política internacional, dícese de la unión de dos ladrones cuyas manos están tan metidas en el bolsillo del otro que no pueden dedicarse a robar a un tercero cada uno por su cuenta.

Auténtico: Genuino, verdadero sin ninguna duda -en opinión de alguien

Autoestima: Una valoración erronea.

BATALLA: Una forma de soltar con los dientes un nudo político que no había forma de soltar con la lengua.

CAÑÓN: Instrumento empleado para corregir errores en la posición de las fronteras.

Cínico: Un sinvergüenza cuya visión defectuosa ve las cosas como son, no como debieran ser. De ahí la costumbre entre los escintios de sacarle los ojos al cínico para que viese mejor.

Cleptómano: Ladrón rico.

CONSERVADOR: Hombre de estado al que los males presentes le agradan y que por tanto difiere del liberal, quien desea sustituirlos por otros nuevos.

Convento: Lugar de retiro espiritual para aquellas mujeres que quieren tener mucho tiempo para meditar sobre el vicio de la holgazanería.

Cortesía: El tipo de hipocresía más aceptable.

CUARTEL: Residencia en la que los soldados disfrutan de una parte de eso que ellos se encargan de quitar a los demás.

CURA: Caballero que manifiesta ser dueño del camino más corto hasta el paraiso, y desea cobrar peaje por pasar por el mismo.

Debate: Metodo para demostrar a otros lo equivocados que están.

DEBER: Aquello que nos empuja sin cesar en busca de nuevos
beneficios, siguiendo el camino de nuestros deseos.

Decidir: Sucumbir a la preponderancia de una serie de influencias frente a otras diferentes.

Degradación: Uno de los estadios de avance moral y social desde el mundo privado a la actividad política.

DEMAGOGO: Un rival político.

Desprecio: El sentimiento de un hombre o mujer prudente hacia un enemigo que resulta demasiado poderoso como para enfrentarse a él sin riesgo.

DICTADOR: El jefe de una nación que prefiere la pestilencia del despotismo a la plaga de la anarquía.

DIFAMAR: Mentir acerca de otro. Decir la verdad acerca de otro.

DIPLOMACIA: El arte patriotico de mentir en favor de la propia nación.

DIPUTADO: En política nacional, miembro de la Cámara Baja en este mundo, y que no tiene posibilidad alguna de ser ascendido en el otro.

Distancia: Lo único que los ricos dan de buena gana a los pobres para que sea suya y la guarden.

EDUCACIÓN: Aquello que muestra a los listos y oculta a los tontos su deficiente entendimiento.

Egoísta: Persona de mal gusto que se interesa más por sí misma que por mi.

Engreimiento: Respeto a sí mismo en alguien que nos cae mal.

Espalda: Esa parte del cuerpo de tus amigos que tienes el privilegio de ver cuando te sale algo mal.

EXPULSIÓN: Un remedio generalmente aceptado contra la locuacidad. También se emplea muy a menudo contra casos de extrema pobreza.

FE: Creencia sin evidencia alguna, en lo que dice alguien que habla sin conocimiento, de cosas sin parangón.

Felicitación: La cortesia de la envidia.

FRONTERA: En geografía política, una línea imaginaria entre dos naciones que separa los derechos imaginarios en una de ellas de los derechos imaginarios en la otra.

Futuro: Ese periodo de tiempo en el que nuestros negocios prosperan, nuestros amigos nos son fieles y nuestra felicidad está asegurada.

HISTORIA: Relato, predominantemente falso, de hechos mayormente triviales que ocurren debido a gobernantes generalmente deshonestos y soldados en su mayoría estúpidos.

Historiador: Un cotilla de via ancha.

IDIOTA: Miembro de una tribu grande y poderosa cuya influencia en los asuntos humanos ha sido siempre preponderante y dominante. La actividad del estúpido no se limita a ningún campo del pensamiento o acción en especial, sino que "lo controla y regula todo". Siempre tiene la última palabra y sus decisiones son inapelables. Él impone las modas de opinión y gusto, dicta los límites de la expresión oral y circunscribe las conductas poniéndoles una fecha límite.

Imbecilidad: Un tipo de inspiración divina, o fuego sagrado que afecta a los críticos acerbos de este diccionario.

Inconveniente: No calculado para beneficiar a los intereses de uno.

Incrédulo: Tu irreverencia hacia mi divinidad.

Indefenso: incapaz de atacar.

INFIEL: En Nueva York, alguien que no cree en la religión cristiana; en Constantinopla, alguien que sí cree en ella.

INHUMANIDAD: Uno de los rasgos distintivos y característicos de la humanidad.

Jurado: Cierto numero de personas designadas por un tribunal para ayudar a los abogados a impedir que la ley degenere en justicia.

JUSTICIA: Un artículo que, en una condición más o menos adulterada, el estado vende a los ciudadanos como recompensa por su lealtad, sus impuestos y sus servicios personales.

Lamentable: Estado en el que acaba un ponente o enemigo tras una confrontación imaginaria con uno mismo.

LIBERTAD: Uno de los bienes más preciados de la imaginación.

Mentiroso: Abogado sin un caso especifico entre manos.

MORAL: Que respeta una serie de importantes valores locales y cambiantes. Que muestra la virtud de una conveniencia muy generalizada.

Odio: sentimiento apropiado en presencia de la superioridad de otra persona.

ORATORIA: Una conspiración entre la palabra y la acción para engañar al entendimiento humano.Una tiranía suavizada por la taquigrafía.

PATRIOTA: Alguien para quien los intereses de una parte son más importantes que los de todos.Aquel a quien engañan los políticos y se convierte en instrumento de
conquistadores.

PATRIOTISMO: Basura combustible utilizable por cualquiera que tenga la ambición de iluminar su propio nombre.
En el famoso diccionario del Dr.Johnson, el patriotismo es definido como "el último refugio de un sinvergüenza".Con todos mis respetos hacia este lexicógrafo, muy culto
pero parco en agudeza, me atrevería a decir que es el primero.

PAZ: En asuntos internacionales, un periodo de continuos engaños entre dos épocas de guerra.

PERDIGONADA: Argumento que el futuro anda preparando para responder a las reivindicaciones del socialismo americano.

Piratería: El comercio sin sus estúpidas regulaciones, exactamente como Dios lo creó en un principio.

Policía: Fuerza armada dedicada a la protección contra el crimen y la participación en él.

POLÍTICA: Un conflicto de intereses que se enmascara como una discusión de principios.La dirección de asuntos públicos para obtener beneficios privados.

PRESIDENTE: La figura más importante en un grupo pequeño de hombres de quienes ( y sólo de quienes ) se sabe con certeza que muchos de sus compatriotas no querían que
ninguno de ellos llegara a presidente.

PRINCIPIO: Algo que mucha gente confunde con el interés propio.

Razón: Propensa al prejuicio

Rebelde: Defensor de un nuevo tipo de mal gobierno que ha fracasado en su intento de implantarlo.

RECONSIDERAR: Buscar justificación para una decisión que ya se ha tomado.

Rumor: El arma favorita del asesino de personalidades

Sin amigos: Alguien sin favores que poder conceder.Desprovisto de fortuna alguna.Adicto a decir la verdad y al sentido común.

Sincero: Tonto y analfabeto.

Superar: Crearse un enemigo.

UNA VEZ: Suficiente.

VOTO: El instrumento y símbolo del poder que un hombre libre tiene para convertirse en un idiota y destrozar su país.

Pues nada, eso es todo por ahora.

Fuente: Diccionario del Diablo de Ambrose Bierce.

Music: Die, Die, My Darling - Metallica.

martes, marzo 11, 2003

No hombre no, ya está bien.

Me puede parecer incluso lógico que, en un momento dado, los amigos del poder mientan, omitan verdades, distorsionen los hechos y se bajen los pantalones bailando la
Macarena para conservar su situación privilegiada.
A esos mendas ya los tenemos calados y, a estas alturas, no nos pueden sorprender ya.

Pero que metan a Dios por medio ya me los toca con las dos manos, con guantes de esparto además.

Porque ahora resulta que son los fundamentalistas cristianos, la derecha conservadora cristiana yanki, la que está llamando a la guerra santa a su pueblo.
Con dos cojones y una cruz.

Hasta ahí podíamos llegar, Federico.

Lo de proclamarse "La patria de Dios" pues bueno, aún tiene un pase.
Lo de poner en las monedas "en Dios confiamos" pues vale, también. Total, la gente está en su derecho de creer y a mí me parece bien, aunque la religión organizada no sea
santo de mi devoción.

Pero que se utilicen citas bíblicas para justificar mamoneos petrolíferos, invasiones por la jeta e "intervenciones humanitarias" donde muere hasta el apuntador ya me
parece mearse fuera del tiesto con un chorro demasiado abundante como para ignorarlo.

Porque no me negarán que la frase no tiene su cosa:

" Hacer una guerra justa es un acto de amor cristiano al prójimo. Hay que castigar el mal y premiar el bien. Ha llegado la hora de la violencia. "

Chúpate esa.
El Papa todavía tiene que estar echando espuma por la boca.
No sé a ustedes amigos, pero a uno se le queda cara de imbécil cuando oye cosas así.

Ahora resultará que lo de Vietnam, que llamaron "misión de paz" estuvo bien y fue un acto de amor cristiano; y la masacre que se les lió cuando trataron de parar al pollo
que ellos mismos habían creado en Panamá también fue una "Causa Justa", como tuvieron los huevos de llamar a la operación de marras; la invasión de la Isla de Granada
seguro que también se hizo cantando gloria, gloria, aleluya, tralarí tralarí.

Vamos, que el apoyo de los USA al totalitarismo derechista y a los escuadrones de la muerte en Chile, El Salvador y Guatemala también les parece la hostia de cristiano.
Hay que joderse.

Que no vengan ahora con que Saddam es Satanás y hay que pararlo, porque eso ya nos lo sabemos.
Sí, el tipo es la leche con patatas, pero resulta que sus mayores atrocidades, los verdaderos genocidios, como Dios manda, los cometió cuando era un tío bien mirado por
los yankis, cuando le daban palmaditas en el hombro " qué bien lo estás haciendo en Irán, guapetón." así que a cerrar el pico tocan, pandilla.

Me parece perfecto que Bush hijo haya sido un fracasado toda su vida, un borracho y todo lo demás.
Me parece perfecto, también, que cuando trató de meterse en negocios petrolíferos se le fuera todo al traste; mala suerte campeón.

Pero que nos venga con la milonga de he encontrado a Dios, que se produzca el "milagro" de su elección como presidente y que ahora, con dos cojones, se ponga a justificar
sus ganas de controlar el petróleo árabe para, de paso, tener a Europa cogida por los mismísimos, con pretextos cristianos de liberación y paz ya me parece ridículo.

Los creyentes están para eso, para creer. No para montar guerras en el nombre de un Dios que, en este caso, les viene grande.

Que la religión se degrade a una forma de política siempre me ha parecido bastante triste, quizá es por eso que mis asuntos con Dios los trato con él directamente.
Pero es que esto ya roza el colmo de la sinvergüenza y la cara dura.

Señores, "La patria de Dios" lleva un siglo dando por el saco.

Una cosa es que se autoproclamen defensores de la libertad y todo ese rollo, en el nombre del Señor, y otra bien diferente es que les creamos.
Durante demasiado tiempo en la historia se han consentido injusticias y masacres cometidas por los Estados Unidos en el nombre de una supuesta paz que, al final, sólo ha
sido próspera para sus intereses políticos y económicos.

Mezclar diferentes pretextos, cada cual más flojo que el anterior, no debería servirles de nada.
Primero la amenaza de las armas, cuando resulta que el más armado y el único que ha demostrado su poder nuclear eres tú, cariño, dos veces y contra objetivos civiles.
Después que es un dictador, sí, lo es. Y tú también; que pregunten en esas islitas del Pacífico donde la gente se dejó la sangre para terminar cayendo a tus pies; que
pregunten en Centroamérica y en Latinoamérica, donde has derrocado cualquier intento serio de democracia y has instaurado dictaduras asesinas.
Ahora vienes con la religión, promoviendo el fanatismo entre los creyentes más radicales, esos que te pusieron en el poder con su voto y con más cosas.
Mezclando fe con asuntos sucios.

Tendría cojones que ahora que la Iglesia lleva su buen tiempecito sin quemar a nadie ni proclamar guerras santas llegárais vosotros, yankis, a joder la marrana con vuestra
demagogia de mercadillo y vuestro imperialismo disfrazado de bondad religiosa.
Por la paz en el mundo dicen, los pollos.

Si de verdad quieren la paz en el mundo lo tienen fácil:

Sólo tienen que quedarse en casa y dejarnos al resto, de una puta vez, tranquilos.

Music: One - U2

lunes, marzo 03, 2003

El niño, en su silla de ruedas, lloraba por no saber tocar la flauta.

Algunas niñas, incluso esas que procuraban andar cerca de él, se tapaban la cara con el libro para no mostrar abiertamente su risa y, a su vez, marcar con este gesto que se
estaban riendo.

Una vez imitado por una de ellas, varias clases después y sin su presencia, el llanto semejaba más el chillido de un cerdo en el matadero que la frustración y vergüenza de un niño.

Fue esa broma cruel la que originó la reflexión que el profesor les hizo.

- Vosotros, ¿lloráis? - preguntó

Los pequeños asintieron, otros bromearon con ello, pero en la mayoría la respuesta fue positiva.

- ¿Por qué? - preguntó una vez más.

Diferentes motivos saltaron al aire en desorden, como una bandada de palomas asustadas, en revuelo.

- ¿ Cómo os sentís al llorar ? - seguía indagando.

Las pequeñas, más pícaras y perspicaces, argumentaban que después de llorar se sentían muy bien.

Les dijo, el profesor, que evitaban llorar en público. ¿ Verdad ?- inquirió-.

La respuesta fue, de nuevo, un sí y el motivo la vergüenza.

- ¿ Cómo se sentiría entonces Pablo al llorar frente a vosotros ? Al no poder contener la vergüenza, los nervios, el miedo al ridículo que le producía no poder, en ese
momento, tocar la flauta. Ese sentimiento creciendo con las primeras lágrimas, a vista de todos vosotros. Viendo entre la neblina y el incómodo calor de sus párpados como
os tapábais la cara con libros.

- En ese momento fue gracioso - contestó una de ellas.

-Sí- prosiguió el profesor -. Pero ahora, sin él delante, estáis convirtiendo la anécdota y su modo de llorar en una broma privada; a su costa.

Dime tú, pequeña -se dirigió a la joven- qué harías si supieras que las risas calladas y los codazos cómplices van por tí y no por otro.
Quizá él prefiera que, como compañeros, olvidéis que un día desde su silla de ruedas, la vergüenza y los nervios le pudieron y, delante de vosotros, lloró.

Y lo que el profesor no dijo fue que lo malo de ese gesto estaba en la invitación al hermetismo, a no mostrarse como uno es, inseguro a veces.
Con lágrimas en los ojos.
Porque bien sea por un motivo serio o por algo carente de importancia, en ocasiones lo más bonito e íntimo que podemos compartir con el otro es una lágrima.

-No os burléis- añadió - de los que sienten lo mismo que vosotros sin esconderlo a los demás.

Music: What a Wonderful World - Louis Armstrong.